Qué es el acogimieto?

Logo AFASA pequeño

Aquí tienes un vídeo explicando el acogimiento.

 

¿Qué es un acogimiento familiar?

El acogimiento familiar es una forma de ejercer la guarda como medida del sistema de
Protección a la Infancia, que proporciona a los niños una atención familiar sustitutoria o complementaria a las de sus propios padres, durante un tiempo determinado cuando  estos están atravesando por graves problemas, que les inpide atenderles adecuadamente.

¿Quién puede ser acogedor?

Cualquier persona o núcleo familiar que se sienta con ganas e ilusión de hacer sitio en su hogar a uno o varios niños. Cualquier edad, sexo, estado civil y posición socioeconómica, pueden ser adecuados para atender sus necesidades.
Te sorprenderá lo que puedes ayudarles.

¿Qué niños esperan ser acogidos?

Se trata de niños y jóvenes, de nuestra Comunidad, protegidos por la Junta de Castilla y León.  Pueden ser desde bebés hasta adolescentes y grupos de hermanos. Algunos niños pueden presentar necesidades especiales de tipo físico, psicológico o sensorial.
Especialmente se necesitan familias para:
– Grupos de hermanos
– Niños que presentan alguna discapacidad física, psíquica o sensorial.
– Niños con problemas emocionales o de salud.
– Niños de más de 9 años.

 ¿Por cuánto tiempo?

La duración del acogimiento familiar está determinada por las necesidades, edad y problemas del niño y de su familia. Cuando se determina una medida de Acogimiento Familiar para un niño/a, se elabora a partir de un plan de actuación que contemple el tiempo y los objetivos que se proponen. El plan de caso, elaborado por los profesionales de la Administración, se mantiene hasta que se resuelvan los problemas que lo motivaron.

¿Cuáles son las ventajas y aspectos positivos del acogimiento?

El acogimiento familiar proporciona un ambiente familiar y una atención individualizada a los niños que carecen de un cuidado adecuado por parte de sus padres o tutores así como experiencias y condiciones que promuevan su maduración personal, le den seguridad, afecto y le pongan límites es su conducta, que le sirvan para proporcionarle un desarrollo saludable de su personalidad.
A la familia acogedora: les aporta la gratificación social de ser un ejemplo a seguir; poder proporcionar a sus hijos un modelo de padres altruistas y la compañía de un niño que puede carecer de muchas cosas. La ilusión de incorporar un niño a su hogar durante un tiempo determinado y que le de satisfacciones.
A la familia biológica: el saber que su hijo o hijos están bien atendidos durante el tiempo que ellos no pueden tenerlos, un reto por el que solucionar sus problemas, un apoyo y orientación en la solución de sus conflictos, una familia acogedora- amiga.

¿Cuáles deben ser las relaciones de estos niños con su familia biológica?

Dependiendo de los casos y de la problemática concreta, el equipo técnico establece un calendario de visitas y el contexto en el que se llevarán a cabo. En el caso de acogimientos judiciales lo determina el Juez, a propuesta de la Administración.

 ¿Cómo se desarrollan las relaciones de estos niños con los hijos de la familia acogedora?

En la mayor parte de los casos, ambos establecen una relación familiar, incorporándose los menores acogidos a la dinámica de los niños de la familia acogedora, que se ven enriquecidas por esta nueva relación.

¿Que pasa cuando se van?

Si la situación que dio origen a la medida de acogimiento, el menor volverá con su familia biológica o irá con una familia adoptiva.
La relación posterior con el podrá existir o no. Cada caso es diferente pero en todos ellos el menor seguirá adelante gracias al cariño y la ayuda que tú también le has proporcionado.
Tú no habrás perdido, si no que habrás descubierto nuevos aspectos de ti.